Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Sin más que decir

Pensaba en decir todo lo que
el odio pudiese aguantar
pero no me luce eso de gritar
ni de maldecir el tiempo.

Los temas acabaron,
tanto que los reclamos cesaban
y fuera de lo pensado
mis ojos si brillaban en otra dirección.

Te debo escribir para decir adiós
por el particular rito de despedir
de evitar un nuevo encuentro
y no tener que quedar por un café.

Ahorrémonos hoy esos protocolos
ambos sabemos que no hay más que decir,
de por sí, nunca hemos sido de dinámicas sociales
y conocer algo más es un gasto para los dos.

Se agotó el tiempo, las ganas no llegaban
ya las formas de reír eran forzadas,
perdón, me acostumbré a lo insuficiente
de sus aportes, yo me dabas nada.

Pero me quedaba, ahora menos cercana
con la esperanza de que en los últimos días
hiciese mi acto benéfico al rescatar de usted
lo que una vez lo hizo revivir.

Le debo escribir para decir adiós
por el particular rito de despedir
de evitar un nuevo encuentro
y no tener que quedar por un café.

Ahorrémonos hoy esos protocolo…

Dos lugares casi míos

Se perdía viendo los mantos verdes
en el olor de un campo lejano
y recordaba un sabor más tangible que probable.

Pero vivía en las más hermosas tierras,
que sabían a vino dulce,
el mejor de lo terruños,
olor a tierra mojada.

Le dieron un don
podía estar en dos lugares al mismo tiempo,
siendo la misma persona,
los mismos sentidos,
diferentes gustos.






Pasos

Los pies se mueven como si no pudiese controlar que quieren acercarse a vos. Un, dos, tres... Do, Re, MI, no importa la tonada algo me atrae a sin censura a tocarte. No es un baile tradicional, no tenemos el mismo ritmo, pero si te doy las ganas inexplicables de bailarlo. FA, SOL, LA... SI.... ¡sí! Bailemos, olvida todo un rato. Baila conmigo, quiero sentirte cerca, mucho más cerca. SI BEMOL... rara nota para una canción, suma los pasos, sigue las tonada, piérdete conmigo en uno, dos, tres.

No soy de esas mujeres (Versión 1.1)

Por lo general, la mujer llamativa ríe por todo, no tiene problemas y sobretodo, no habla cosas serias. La gente quiere pasar tiempo con quien huele rico, combina bien las cosas, no discute y no está cansada.
Pero no soy de esas mujeres, no sé como hacerle reír y si lo hago juro que no es a propósito, no soy graciosa. De fijo es porque opiné lo que pensaba en el momento. Mucho menos, soy relajada ni de imagen poderosa.
No juego a la coquetería discreta porque todo se me nota. Sí, soy chineada y me gusta abrazar a quienes amo, si fuese todo el tiempo mejor, pero tiendo a esperar esa acción recíproca.
No le sacaré de los problemas, no sé hacer eso; le hablaré de lo que pasa, me gustan las respuestas y las soluciones, no las salidas fáciles de una noche.
¿Mentir? ¡ME ESTÁ JODIENDO! no no no, tengo camanances delatores, unos ojos que brillan cuando les viene en gana y que lloran sin que tenga control de ellos.
Me ahogo en un vaso de agua, pero amo nadar en mar abierto y termino feliz al o…