Dos lugares casi míos

Se perdía viendo los mantos verdes
en el olor de un campo lejano
y recordaba un sabor más tangible que probable.

Pero vivía en las más hermosas tierras,
que sabían a vino dulce,
el mejor de lo terruños,
olor a tierra mojada.

Le dieron un don
podía estar en dos lugares al mismo tiempo,
siendo la misma persona,
los mismos sentidos,
diferentes gustos.






Comentarios

Entradas populares