Ir al contenido principal

Un juego


Era tiempo para jugar de nuevo, solo que esta vez el juego era triangular. Ella lo sabía, debía guardar y lanzar las cartas en el momento indicado.
Aún no estaba segura quien lanzaría primero, si ella o él, pero de que habían dos participantes dispuestos a jugar, los habían. El tercer jugador estaba allí por "default" y la verdad solo veía sus cartas de vez en cuando.
Así que empezó; cómplices y rivales, conociendo la facultad incierta que un As posee de construir y destruir, con todas las ganas de ganar y con todas las posibilidades de perder.
Se tiraron las primeras dos cartas. Entre risas y algunos tragos el juego se volvió ameno.
Se lanzo la tercera, el juego no podía alejar o sacar al último jugador de la vuelta.
Ella omitió casi por completo la carta visible. Volvió a atinar. Él, fascinado por la coincidencia, probó suerte y comprobó que había una fortuna particular.
Tercera carta, segunda ronda, casi inexistente, pero relevante.
El juego se volvió emocionante. Ella no sabía si fue el aire tan notorio o sus habilidades de publicita, pero ya habían observadores cerca de la mesa.
¿Cómo no pensó que desde atrás se ven las cartas y si se perciben los tres jugadores?
La intervención de otros dio paso a una sola cosa: ella volvió a jugar solitario, aún sabiendo que uniendo las cartas con él, habría una flor imperial.
Él solo recordaba, pues debió continuar jugando con quien no estaba convencida de mirar sus propias carta.
Lo malo: no había mesa para unir dos juegos tan completos.

Comentarios

Chibi ha dicho que…
para los que entendemos.... está genial....

Entradas populares de este blog

El post del 2017

Comencemos... hablar del 2017 es algo complicado, una montaña rusa. Basta con verPictoline,  recuentos de los medios de comunicación o los comentarios de las persona sobre final de año, para saber que ha sido un año complejo en general.
En mi caso fue un año en que la paciencia, tolerancia y fe se pusieron a prueba, dejando en el camino varias crisis del digestivas, emocionales y musculares... pero al final de eso se trató, desarrollar un poco más esas tres ¿características?


Pero no me puedo quejar, aprendí muchísimo y prefiero contar mis regalos. Les comparto algunas cosas que puedo sumar a los aprendizajes:
Las cosas seguras no son realmente seguras, el cambio es constante y aprender a sobrellevarlo debería ser una materia del colegio.Mi país tiene demasiado por conocer. Si me lee de otro país le invito a visitar el paraíso natural que es Costa Rica, y si ya lo ha hecho, comente con recomendaciones de sus lugares favoritos. Cuando Dios insiste en algo, es necesario dejar de irse. Que…

Sueños nada pomposos

Ser de esas mujeres que aún no están seguras si pertenecen a este siglo o al anterior, entre la independencia y lo popularmente llamado tradicional, como si decirles en la misma frase tuviese síntoma de infamia.
Mis sueños son simples, nada muy pomposo, una total injusticia para quienes consideran que si un sueño no es extraordinario no puede llamarse sueño.
Pienso en un espacio propio, que pueda decorar de mil formas al año, con una cocina llena de los juguetes necesarios para satisfacer mi manía por cocinar y sonreír al hacerlo.
Tomar el auto y conducir a nuevas historias, que duren una tarde, dos días o alguna semana. Un pasaporte con al menos un sello al año, para dejar de pensar que mi realidad es la única.
Quiero escribir un libro o dos... Sueño nada original para una periodista, pero algo innovador para una productora.
Un título más en la repisa, que signifique la puerta para ayudar a otros desde un lugar donde mis decisiones sean tomadas en cuenta.
Y algún día, cumplir el anhe…

Sonrisas perfectas

Atendamos al principio popular "tenga siempre una sonrisa". Como si La Mona Lisa en serio estuviese sonriendo, como si fuésemos múltiples robots con la programación de la eterna sonrisa.
¿Estar feliz es malo? no y este escrito no se trata de eso, si no de la falsa idea de que todos somos muñecos de Matel sin inseguridades, problemas, dudas o manías, como si la realidad o el dubitar sea una maldición para el resto.
En Occidente la idea de expresarse de buena manera se limita a que se digan cosas buenas y positivas; está prohibido criticar, decir un "no me gusta" o expresar sentimientos que no provoquen sonrisas.
Ahora regurgite el "jajaja". Respuesta corta de 6 letras que simula haber entendido algo, haberse divertido o estar de acuerdo, pero en la mayoría de los casos se refiere a un "no se que contestar" o "no quiero quedar mal".
Montón de hipócritas exigentes, estos que esconden la realidad en miles de colores o ilusas frases que pre…