Ir al contenido principal

Caballerosidad en nuestros días

Está bien, en siglos anteriores las mujeres vivían un machismo tan grande que verlas como individuos era una infamia.
Así fueron pasando los años hasta que la mujer logró darse a conocer como ser pensante, capaz de vivir por ella misma y tener la misma condición de humana, como lo tenía el hombre.
Pero rescatemos algo de esos años, la mujer era tratada con delicadeza, respeto y cuidado.
Ahora sí, me despierto un día y al subir al bus muchos hombres pasan primero, logro conseguir un campo en el mismo. De repente una joven embarazada con su niña suben al bus con unos sacos de frutas, provenientes de la feria del agricultor al no haber campo se quedan de pie.
Los jóvenes anteriormente mencionados, tuvieron la delicadeza de quedarse en sus asientos y la verdad no lo soporté (a pesar de sentirme descompuesta) me levanté y le di mi asiento a la muchacha.
Me bajo y cuando trato de hacerlo hay un grupo de hombres en la puerta del bus que no permiten que me baje, así que tuve que hacerme metida entre ellos, no voy a explicar lo que pasa una mujer en medio de un grupo masculino y el irrespeto que allí sucede.
Busquemos más ejemplos, los que son aún un poco más viejos se sentirán identificados con la idea de dejar a la mujer con la que andan a sus casa (ya sea novia, amiga o compañera de viaje), eso no me pasa desde hace como cinco años que estaba en el cole. Tengo muchas amigas que para poder salir de fiesta deben volver a sus casa en taxi, la mayoría tiene diversas historias de conductores que las tocan, insultan o hasta las llevan a lugares de los cuales deben salir corriendo. Esto provoca que muchas prefieran quedarse en sus hogares y su derecho a tomar, bailar o salir con sus amigos queda restringido.
Otro ejemplo, vamos caminando y ¿Dónde va el hombre? Adelante, al lado de adentro o ni siquiera van.
No quiero con esto minimizar la libertad femenina, bien ha costado, pero la igualdad de género ha borrado en los hombres actuales la cualidad de ser caballerosos. Quiera o no estamos más expuestas a ciertos peligros, los cuales el hombre también pasan pero no es lo mismo la fuerza que poseen y la capacidad de reacción física.
Ciertamente los dos géneros tenemos cualidades y características distintas, por lo cual se lucha por equidad y no igualdad… Aún así… por lo menos yo desearía sentir la caballerosidad del hombre y ser tratada con delicadeza.

Comentarios

Chibi ha dicho que…
un amigo me dijo algo muy bonito una vez: no se trata de igualdad, pues no somos iguales, sería, exacto, equidad,pero de haber alguna de los dos es importante considerar cosas particulares,como por ejemplo que hombres y mujeres no deberían entrar a la misma hora al trabajo, pues ellas son las que arreglan la casa, corren con los chicos, llevan a los hijos a la escuela y alistan los almuerzos, para mí, decía él,deberían entrar más tarde, nosotros no hacemos eso, ustedes son muy buenas en eso y por más que lo hagamos no sería igual, por eso lo creo así, así sí sería igualdad
xtilla ha dicho que…
Es muy interesante que piensen tan diferente entre ustedes. Hace poco alguien me decía que no estaba de acuerdo con algunas de las cosas q ud pide...
En lo personal trato de hacerlo, pero tiene razón, es difícil cuando hay también muchas mujeres en contra... culpa de una sociedad extremista...
Sebindal ha dicho que…
Ninguna mujer segura de si misma rechazaría una actitud de caballerosidad
Chibi ha dicho que…
apoyo tu postura... yo no lo rechazaría

Entradas populares de este blog

El post del 2017

Comencemos... hablar del 2017 es algo complicado, una montaña rusa. Basta con verPictoline,  recuentos de los medios de comunicación o los comentarios de las persona sobre final de año, para saber que ha sido un año complejo en general.
En mi caso fue un año en que la paciencia, tolerancia y fe se pusieron a prueba, dejando en el camino varias crisis del digestivas, emocionales y musculares... pero al final de eso se trató, desarrollar un poco más esas tres ¿características?


Pero no me puedo quejar, aprendí muchísimo y prefiero contar mis regalos. Les comparto algunas cosas que puedo sumar a los aprendizajes:
Las cosas seguras no son realmente seguras, el cambio es constante y aprender a sobrellevarlo debería ser una materia del colegio.Mi país tiene demasiado por conocer. Si me lee de otro país le invito a visitar el paraíso natural que es Costa Rica, y si ya lo ha hecho, comente con recomendaciones de sus lugares favoritos. Cuando Dios insiste en algo, es necesario dejar de irse. Que…

Sexo con vehemencia

Entraron al bar, un lugar con pocas personas y mesas altas. Ella vestida con una falda que resaltaba sus piernas largas, Él vestía de domingo en pleno lunes. Una cerveza cada uno, reían y olvidaban un poco de sus realidades. Ellos se ven de frente, con esa complicidad de un fuego acumulado por algún tiempo.
- Tráigame una cerveza y un tequila
- Yo no tomaré más cerveza
- Por eso será un tequila
Ella sonrió.
El roce inicia, sus piernas se entrelazan, las manos de ambos se convierten en el mejor instrumento para las caricias. Amos ríen y las palabras pasan de lo cotidiano a insinuaciones se los deseos.
- Ya es tarde. ¿Te llevo?
- Sí, vamos.
En el auto, ubicado en el estacionamiento, vacío por un día poco particular. Las caricias se vuelcan hacia ella;  mientras, las manos se acercan cada vez más a las zonas que hacen perder la razón, las ventanas van perdiendo su claridad.
Desde afuera el vehículo parece cobrar vida y tiene voz que no menciona palabra pero incita a un placer parecido a …

Pasión en 5 minutos

Las pasiones tienen diferentes rostros, espacios y tiempos, sin embargo el deseo y el fervor se pueden vivir de tres a cinco minutos. Algunos les da por contar, otros por hacer maromas y algunos por lucirse. Hablando de este momento, entre un hombre y una mujer (ya que es lo que conozco) es un juego en que se pone a prueba la capacidad de entrega a una persona. Puedo alardear que muy pocos hombres han logrado dominarme y los que lo logran, están más plasmados en mi memoria que los que se adueñaron de mi boca alguna vez. Se trata más o menos de dejarse llevar. Hay como quinientas formas y ritmos, pero la pareja que mejor lo hace es aquella que al iniciar se mira a los ojos, sabe exactamente donde poner las manos, hacer vibrar con el toque de la piel y encontrar el balance del aire. Ahora si, los primeros pasos resultaron. Escucha la canción. No, no el reguetón no cabe acá, el rock depende, la cumbia ¡no!... bueno tal vez si, pero la odio. Hablo más de una salsa, un merengue, una inigualable…