Ir al contenido principal

El post del 2017

Comencemos... hablar del 2017 es algo complicado, una montaña rusa. Basta con ver  Pictoline,  recuentos de los medios de comunicación o los comentarios de las persona sobre final de año, para saber que ha sido un año complejo en general.
En mi caso fue un año en que la paciencia, tolerancia y fe se pusieron a prueba, dejando en el camino varias crisis del digestivas, emocionales y musculares... pero al final de eso se trató, desarrollar un poco más esas tres ¿características?

El silencio del Colibrí. Mirador Los Quetzales, Dota, Costa Rica. Abril, 2017. Foto por: Brenda Lidis AlfaGo.

Pero no me puedo quejar, aprendí muchísimo y prefiero contar mis regalos. Les comparto algunas cosas que puedo sumar a los aprendizajes:
  1. Las cosas seguras no son realmente seguras, el cambio es constante y aprender a sobrellevarlo debería ser una materia del colegio.
  2. Mi país tiene demasiado por conocer. Si me lee de otro país le invito a visitar el paraíso natural que es Costa Rica, y si ya lo ha hecho, comente con recomendaciones de sus lugares favoritos. 
  3. Cuando Dios insiste en algo, es necesario dejar de irse. Quedarse puede traer más sorpresas que no dar oportunidad a la propia vida.
  4. Cultivar más allá del trabajo. El trabajo es un área, una bendición para alcanzar los sueños. Mención Honorífica a Milena por tener la paciencia de recordarlo todo el año.
  5. Los títulos no son la persona, no dan clase, amabilidad ni los hace más inteligentes, siempre es mejor la persona, no las letras antes del nombre.
  6. Aprender implica humildad, la cual es un atributo que debo cultivar día con día.
  7. Es necesario entender cuando se habla, cuando se discute, cuando se grita y sobretodo, cuando se guarda silencio.
  8. Enfrentarme a mis temores más pequeños primero, me da confianza para enfrentarme a cosas cada vez más grandes. Yo decidí continuar estudiando inglés y comenzar en enero una nueva carrera para aprender más de lo que hago.
  9. Si existe la persona indicada.
Pero ante todo, la mayoría de cosas pueden no tener pies ni cabeza, puede que todo sea incierto, puede que el dinero no llegue, puede que parezca un engaño... Es allí, en ese punto, que cerrar los ojos y respirar para tratar de escuchar a Dios funciona, eso sí, la respuesta llega de formas poco ortodoxas.

Ahora, bienvenido 2018.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La nueva mutación de la mujer "fuerte"

Hace unos 30 años atrás, un grupo de padres en el mundo entendió que si tendrían hijas debían criarlas con los poderes necesarios para enfrentar el mundo que muy probablemente vendría.

De su buena intención, se formaron mujeres con la capacidad de cumplir lo que ellas quisieran construir, con las habilidades para levantarse ya que les enseñaron que caer estaba bien y que quebrarse era parte de la vida.

Todo muy bien, hasta que les tocó salir a la sociedad, una que no lograba asimilar que el ser inferior tuviese superpoderes.

Aún así, éramos más y más a las que se nos otorgaban esas habilidades, las que veíamos una meta en el fondo y sabíamos que sólo se debíamos mapear el camino para seguir.

Ante la multiplicidad de seres diferentes, la sociedad encontró una sola respuesta: asumir que eso pasaba, pero entendiendo que si existían les robarían la vulnerabilidad; años atrás les había funcionado con el hombre prohibiéndole sentir ¿por qué esta vez no funcionaría igual?

De esta manera cada…

Se me acaba el berrinche

El berrinche se hace regularmente, a los padres cuando uno es un niño o una niña, bueno en este caso se supone que sí soy una nena y que se lo hice a mi papá. Voy a aclarar que mi berrinche no es a mis padres, si no que cuando tenía unos ocho años decidí quien iba a ser mi Padre. Siempre fui una buena hija, creía lo que Él decía y hacía de acuerdo a lo que mandaba. Recuerdo tener catorce años y decir: "quisiera no ser tan buena, hacer algo malo", la respuesta de mi consejero en ese momento fue "si va a hacer algo mal, hágalo bien". Ocho años han pasado de ello y recordé esa frase durante todo este tiempo. En fin, hace como dos años me cansé de ser la niña buena, la que todas y todos reconocían por ser buena y que más que una persona era "un ejemplo a seguir". Estaba molesta por lo que pasaba, por no sentirme cómoda, por que me traicionaron. Así pues, dejé la vestidura de persona buena y me dediqué a hacer lo que las personas normales hacen a sus 16 o 18…

Sonrisas perfectas

Atendamos al principio popular "tenga siempre una sonrisa". Como si La Mona Lisa en serio estuviese sonriendo, como si fuésemos múltiples robots con la programación de la eterna sonrisa.
¿Estar feliz es malo? no y este escrito no se trata de eso, si no de la falsa idea de que todos somos muñecos de Matel sin inseguridades, problemas, dudas o manías, como si la realidad o el dubitar sea una maldición para el resto.
En Occidente la idea de expresarse de buena manera se limita a que se digan cosas buenas y positivas; está prohibido criticar, decir un "no me gusta" o expresar sentimientos que no provoquen sonrisas.
Ahora regurgite el "jajaja". Respuesta corta de 6 letras que simula haber entendido algo, haberse divertido o estar de acuerdo, pero en la mayoría de los casos se refiere a un "no se que contestar" o "no quiero quedar mal".
Montón de hipócritas exigentes, estos que esconden la realidad en miles de colores o ilusas frases que pre…