La Cruz de un hermano mayor

Quién también es hermano o hermana mayor, sabe que es un puesto que no se pide exactamente y que implica muchísimas cosas.
Inconscientemente se enseña, se falla, se cuida, se abren los primeros caminos y sobre todo se vive cada tropiezo o victoria de los o las hermanas, como si fuera propia.
Resulta que si uno escoge ser hijo o hija de Dios, hubo un hermano antes, Jesús (cómo le conocemos en este mundo). Lo siguiente es una combinación entre lo que creo y lo que dice la Biblia, pero no usaré APA6.
En el Pentateuco (primeros cinco libros de la Biblia) el contacto con Dios era exclusivo desde Abraham (con quién era directo), pasando por a Moisés (con quién hablaba como un amigo), hasta los sacerdotes del Templo y los profetas. Llegar allí era un hecho impensable si usted no tenía este cargo o era llamado por Dios.
Resulta que la fe en Jehová dejó de ser un tema exclusivo de Israel, y su posicionamiento en otros pueblos iba aumentando.
Además, al parecer es muy característico en la humanidad eso de no creer y poner en prueba a Dios, así que el contacto directo se volvió prácticamente inaudito.
Pero bueno, creo que cómo buen hermano mayor, Jesús sabía que era necesario abrir camino y encontrar la forma de cambiar algunas cosas que alejaron en vez de acercar.
Ahora, ¿se imaginan que sus hermanos menores estén en problemas y ustedes tengan la solución?
Él la tenía, podía interceder por nosotros ante el Padre, pero hizo más. Decidió demostrar lo mucho que valemos y puso su vida a cambio de la nuestra.
En esos tres días bajó al infierno y buscó aquellos hermanos que querían volver a casa.
Con el poder divino que tiene, resucitó y volvió a donde el Padre, donde aún ahora nos «salva la tanda».
Yo no tengo hermanos mayores en esta Tierra, pero agradezco que haya uno cumpliendo ese cuidado y abriendo oportunidades para mí, desde antes de nacer, agradezco que viniera al mundo y nos ayudara a tener un contacto directo con el Padre.

Comentarios

Entradas populares