Perdidas

"¿Qué son los hombres al lado de las rocas y de las montañas?" (J. Austen)- Dijo Elizabeth al saber que necesitaba respirar libertad luego de múltiples desencuentros que enfrentaban la sociedad con un banal "te amo a pesar de".
Que desagradable ese momento en el cual un amor no es más que la mofa a nuestras ganas de vivir sin necesidad de sombras o silencios.
¿Es necesario seguir esperando un amor que se coloca a medias o simplemente se dedica a un ir y venir entre conmover el corazón y ahogar las ganas?
Ahogar Las Ganas. el punto más esencial de la pérdida. Nos perdemos nosotras mismas en un cúmulo de indecisiones de un otro y sus miedos al mundo que le rodea.
Tolstoi no estuvo muy lejano a este razonamiento, él entendió que debía matar a su protagonista.
No Es Locura. Anna Karenina no estaba loca, solo se entregó a promesas hechas de aire y a un amor tan cobarde como ella misma, al final sólo necesitaba la libertad de los demás: " y me libraré de todos y de mí misma", entendiendo en los últimos momentos que perderse en él fue haber perdido su existencia.
La Valentía. Una palabra prostituida cuando se habla de amor ¿por qué dos personas que se quieren tienen que limitar alegrías y momentos por la merced de un tercero? ¿por qué el tercero no logra entender que su vida ya no está allí? ¿por qué nos dejamos perder en la indecisión o en un "esperar a ser feliz"?
La Atadura. Mastretta le dio la libertad a Catalina Guzmán hasta que su marido por obligación muriera, dejó que su vida se arrancara, perdió de muerte a quién sí la amaba, perdió una vida de ella misma, tuvo que morir su atadura para que naciera ella ¿por qué nos dejamos morir a nosotras mismas esperando que el otro nos brinde la libertad que por nacimiento nos merecemos? ¿por qué justificamos con amor las amarras que nos unen a situaciones sin sentido?
El Sin Sentido. Todo termina en esto. La persona quien dijo que amar a alguien está basado en dejar de hallar el sentido a las cosas se equivocó, falló al concebir el acto de amar como lanzarse al precipicio con las alas cortadas. Para qué nos exponemos a sin sentidos, en lugar de saborear las mieles de volar y entender donde estoy volando.
No, No Es Control. es la capacidad de decidir qué estoy haciendo con mi vida y que si tomamos la decisión de compartir el camino con otra persona, que los obstáculos aparezcan en el andar y no sean de límites provenientes de corazones con incapacidad de saborear la libertad.

Comentarios

Entradas populares