Ni flores ni chocolates

Antes de los 20's todo es muy fácil en el amor: alguien que te de la mano, se ría con vos, vaya al cine y por supuesto, te de obsequios como rosas, peluches, pulseras del amor o cualquiera de esos "detalles" que se ven lindos en el cuarto.
Luego de los 20 años es todo eso más el sexo, un buen paseo, alguien con quién establecer conversaciones de vez en cuando y un "estar allí"... el tiempo comienza a hacerse fundamental.
Hace poco escuché "no espere esas cosas"... Resulta que luego de los 25, cuando corteza pre frontal ya está en el punto de que uno sabe que quiere o no, las relaciones se vuelven más simples pero desafiantes.
En el camino a ello se aprende que los detalles son lindos y llaman la atención, pero no determinan si alguien es tu pareja, te ama o te respeta; las flores se secan, los peluches se empolvan...
Cuando una persona decide comenzar una relación con una mujer, debe tomar en cuenta que llama más la atención una conversación mas similar a Sócrates que a Cohelo, que tomarse de la mano es confianza al caminar y no un requisito, que el sexo y el deseo son importantes, pero despertar juntos.
Construir y llegar a acuerdos ya es parte del día a día y no algo solo producto de un problema. Y discutir no está mal, lo malo es que sea la única forma de tratar temas que no dan risa.
El amor para una mujer es incluir apoyo, pasión, respeto, empatía, confianza, diversión, tranquilidad y comodidad; súmele un poco de desafío y mucha complicidad.
Resúmalo en menos flores y chocolates y más sinceridad.

Comentarios

Silvia Chacón R. ha dicho que…
Eso se llama madurez y encaminarse a la sabiduría

Entradas populares