Ir al contenido principal

La peor parte de mí


Son las 5 am y suena la primera de tres alarmas que transcurren a través de una hora. A las 6 am es hora de despertar, ver por la ventana para escoger la mejor vestimenta, el mejor peinado y comenzar el día con la mejor sonrisa.

Llegar al trabajo con un "buenos días" y comenzar la labor. Día tras día entre semana se repite la historia. Durante el día las cosas varían, algunos con logros, otros con pérdidas y muchos otros con un "falta que..."

Igual, la sonrisa, y la decencia se mantiene. No importa lo que falte o lo que saliese mal, aprendí con los años que gano más sonriendo que haciendo mala cara, tanto así que aprendí a sonreírle al mundo, a encontrar soluciones, a usar menos "no" y ofrecer más "sí".

Me convertí en la mejor amiga, la que escucha y trata de estar allí a pesar de poco tiempo para repartir, la mejor hermana ya que es mejor estar ahí que no estar (es gratificante), la mejor novia porque no hay nada mejor que tener una buena relación, ser comprensiva y entender. La mejor hija: obediente, educada, amorosa y útil. La mejor compañera, siempre servicial y con ansias de aprender. La mejor empleada y líder, siempre eficiente y con soluciones. La mejor alumna, sin críticas ni preguntas (de por sí, no he encontrado un profesor al que le importe mi opinión).

La mejor versión de mí anda por las calles: la que logra, la que no tiene miedo, la que funciona y sonríe.

Llega la noche y el papel se acaba poco antes de las 9 pm, cuando ya estoy cansada por un largo día y una cantidad grande de personas que aún dicen "podrías haber hecho...", "yo cambiaría..." y muy pocos de "que bien hecho", no porque esté mal lo demás, si no porque a nadie se le queda bien nunca (así que está de sobra escuchar muchas de las insatisfacciones).

Pero a esa hora, a minutos de entrar a mis sueños, acostada sola en la cama puedo ser yo misma, no la mejor versión de mí, la sonrisa se apaga, se deja de meter el estómago y me siento como pueda.

Me olvido del día, no me importa nada a esa hora, puedo pensar en mí misma, en si quiero dormir con ropa o no, en que cobija usar, en dar mil vueltas antes de dormir, en jugar tontamente con mis pies, en despeinarme y leer lo que yo quiera. Son unos minutos en los que soy egoísta, amargada, desinteresada y me rio de lo que se me viene en gana. Puedo no contestar el teléfono, ser pícara e indecente, puedo dormir o no. Puedo escoger ser la peor parte de mí, la que nadie busca, la que nadie quiere encontrar, a la que al mundo le aburriría, la que no puedo compartir.

Luego de unas horas, duermo tranquila.

Son las 5 am...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El post del 2017

Comencemos... hablar del 2017 es algo complicado, una montaña rusa. Basta con verPictoline,  recuentos de los medios de comunicación o los comentarios de las persona sobre final de año, para saber que ha sido un año complejo en general.
En mi caso fue un año en que la paciencia, tolerancia y fe se pusieron a prueba, dejando en el camino varias crisis del digestivas, emocionales y musculares... pero al final de eso se trató, desarrollar un poco más esas tres ¿características?


Pero no me puedo quejar, aprendí muchísimo y prefiero contar mis regalos. Les comparto algunas cosas que puedo sumar a los aprendizajes:
Las cosas seguras no son realmente seguras, el cambio es constante y aprender a sobrellevarlo debería ser una materia del colegio.Mi país tiene demasiado por conocer. Si me lee de otro país le invito a visitar el paraíso natural que es Costa Rica, y si ya lo ha hecho, comente con recomendaciones de sus lugares favoritos. Cuando Dios insiste en algo, es necesario dejar de irse. Que…

Sueños nada pomposos

Ser de esas mujeres que aún no están seguras si pertenecen a este siglo o al anterior, entre la independencia y lo popularmente llamado tradicional, como si decirles en la misma frase tuviese síntoma de infamia.
Mis sueños son simples, nada muy pomposo, una total injusticia para quienes consideran que si un sueño no es extraordinario no puede llamarse sueño.
Pienso en un espacio propio, que pueda decorar de mil formas al año, con una cocina llena de los juguetes necesarios para satisfacer mi manía por cocinar y sonreír al hacerlo.
Tomar el auto y conducir a nuevas historias, que duren una tarde, dos días o alguna semana. Un pasaporte con al menos un sello al año, para dejar de pensar que mi realidad es la única.
Quiero escribir un libro o dos... Sueño nada original para una periodista, pero algo innovador para una productora.
Un título más en la repisa, que signifique la puerta para ayudar a otros desde un lugar donde mis decisiones sean tomadas en cuenta.
Y algún día, cumplir el anhe…

2016... Para que contarlo

Tengo años haciendo un recuento de los 365 días pasados, pero este será el primer año que no les contaré que pasó porque ha sido mi año menos favorito.
Pero puedo rescatar lo aprendido, tal vez usted aprendió algo parecido:
- Hoy es hoy, es lo que importa. Ya nada puedo hacer por cambiar ayer y mañana no sé si llegará (cliché? Bueno pero es cierto).
- Los planes son algo posible pero flexibles ya que la vida cambia en minutos.
- Es mejor ayudar a otro (algo como voluntariado o pequeños cambios en el día) que estar pensando en las miles de cosas que no puedo resolver.
- Quedarse tiene un límite.
- Soy joven pero desde ya debo estar pendiente de mi salud: ejercicio y alimentación son mi día a día para cuidarme yo.
- Hay momentos en la vida en que todo se detiene y sólo nos queda parar. Para mí eso ha sido rarísimo pero ha tocado.
- Sobre el amor de pareja... ya no sé que decir, así que esa parte queda en manos de Dios.
- Día a día es importante caminar con la idea de ser feliz, sin daña…