Ella: la incondicional

Las cosas ya no tienen el mismo camino. No eres el mismo de ayer, la verdad yo no soy la misma. Solo ya me debo ir. Tu ex "amiga"
Así dejó la nota sobre la mesa del salón. Cerró la puesta, con sus cosas en las manos, con un teléfono nuevo, con una madrugada menos entre los brazos de él. Ya no sería esa mujer, que aprendió a amarlo, a pesar de lo que fue nada.
Se conocieron mirándose de frente, en medio del miedo del abandono de terceros. Se enamoraron de sonrisas compartidas, se unieron con pequeños impulsos y se mantuvieron con grandes lazos, todos a escondidas.
De repente olvidaban las realidades, tan similares y distintas al mismo tiempo, pero por momentos eran dueños de un solo camino.
Ella se mantuvo, incondicional "la misma, amistad, ternura..." al final la historia de una más. Debió tomar sus cosas, dejar de ser una amiga más.
Comenzó a esperar, comenzó a cambiar, decidió conocer más. No ser el ánimo de las bajas noches de un otro. Quiso un juramento, una promesa con su nombre, una inmensidad por sí, le gustaban los girasoles y no las rosas, menos blancas.
Decidió ser solo ella, una luz hasta por fin.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Que Hermoso.

Entradas populares