Hay días de días... Días de mierda

Pues sí, este día comenzó en una mierda... pero no me mal interpreten, literalmente fue en una mierda. Cuando iba a agarrar el bus para la U, esta señorita se paró en una mierda de perro.
Oh sí! así que pensé: "tengo dos opciones o 'madrear todo el día porque mi bota olerá feo' o 'me río, me limpio con la acción de una buena samaritana y pienso - en otros países esto es buena suerte, no es nada gracias a Dios mi día será perfecto-"
Así fue... mi día fue de lo mejor, algo que me ha costado demasiado y puede solucionar parte de mi vida, está más cerca de lo que podía creer. Recordé cuanto amo mi futura profesión y lo que hago ahora, recibí el tipo de clases que me gusta.
Hablando de trabajo, las cosas que me acogen se van solucionando y parece que hay esperanza, diría mi amigo y maestro "va a ver en un tiempo".
Vi amigos y amigas que hace mucho no veía y pasé con algunos tiempo de calidad sumados abrazos múltiples. Dónde parecía estar sola (que odio eso) no lo voy a estar.
Tuve encuentros momentáneos con muy gratas sorpresas (vio acá si lo nombré) y algunos ojos tímidos del recuerdo.
Me sentí tan bien hoy en lo físico, lo espiritual y lo mental. Dios en resumen, gracias por un día de mierda.

Comentarios

Entradas populares