Carta del extraño

No se que escribir, pero me muero por hacerlo. Es tan extraño que esté sonriendo como lo hago y que de repente te recuerde, me "apachurre" pero sonrío al recordar lo feliz que fui.
No se que pensarás, ni que estás haciendo, me encantaría saber que me extrañas, que de vez en cuando por la noche, cuando estas en esa cama aún dejas el espacio que me perteneció o tan solo al ver todo oscuro me recuerdes entre tus brazos.
Pero una parte de mí sabe que tal vez estás feliz, que tienes lo que querías y que sonríes como debes estarlo haciendo, lo siento aunque suene como suene te amo y por más que me digan "él debe comer caca" yo no te deseo eso, tal vez sea bueno que seas feliz.
Hoy me arreglo, me veo linda según me han dicho, me cuesta concentrarme en todo, pero tengo una extraña situación en mi corazón: no lloro, no se si porque en este tiempo había llorado nuestro amor o porque estoy segura que te amé con todas mis fuerzas, que mi mal fue no cerciorarme que pasaba lo mismo con quién caminaba a mi lado.
Pasa algo aún más extraño, muero por mandarte mensajes y decir que todo está bien, sueño contigo ya no como pareja si no solo riendo y hablando, como aquellas personas que saben exactamente como hablar porque algún día se llevaron bien.
¿Estar con alguien más? No por ahora no, aunque algo pasa dentro mío, no odio a los hombres ni creo del todo, estoy ansiosa de encontrarme a mí misma, por crecer.
¿Para qué escribo esto? No se, tal vez deseo aún despedirme de vos como buenas personas o tan solo me muero por que lo veas y digas "sí, no la amo pero me importa por que la amé".
Lo más extraño es que te extraño, que se que no lo vas a leer.

Comentarios

Entradas populares